Anuncio importante para los suscritos en Revista Maranatha - dé clic aquí

EL ENEMIGO ESTÁ VENCIDO

Escribir un comentario

MANIFESTACIONES DE LOS ESPÍRITUS

PARTE 3

 

RELATO DE OTRA EXPERIENCIA SINGULAR

Me sería imposible dar razón de todas las experiencias sobrenaturales que en el curso de mi ministerio he tenido con los espíritus de error en diferentes formas, tiempos y lugares. Así que me reduzco a describir solamente algunas de las más sobresalientes. Esta es una experiencia vivida a mediados del año 1972.

Después de terminada una reunión con varios ministros en un lugar apartado en el norte del Estado de Sonora, México, estaba platicando con uno de nuestros compañeros cuando llegó una muchacha y me dijo: “El espíritu dice que vaya a orar por la joven de donde sale la voz”. No sintiendo yo ganas de ir por razón de todo lo que para entonces ya había experimentado con los espíritus, le dije a un ministro que reclamaba tener el don de sanidad que él fuera a orar por la muchacha.

Yo seguí platicando con otros en el mismo lugar, cuando al rato la niña regresó y me volvió a decir que el espíritu decía que yo fuera a orar por la joven. Invité a uno de los ministros a que me acompañara, y caminamos hacia la choza donde vivía una ancianita muy pobre. La cocina estaba hecha de ramas de cachanía, y el cuarto donde estaba la cama estaba hecho de adobe parado.

Entramos por la puerta que estaba en la cocina y de allí pasamos al cuarto en cuyo rincón estaba la cama, y sobre ella la joven en la que estaba hablando el espíritu. Alrededor de la cama que estaba contra la pared había un número de hermanas orando, y en pie con su mano puesta en la cabeza de la joven estaba el ministro a quien le había dicho que viniera a orar por la joven.

Estando ya dentro del cuarto en pie detrás del ministro, esperando que él se hiciera a un lado (cosa que no hizo) para orar yo por la muchacha, la voz de la presencia que estaba en ella habló: “Efraim Valverde, yo soy Lucifer”. Al oír esto las hermanas presentes empezaron asustadas a clamar a la sangre de Cristo, a lo cual les dije que no tuvieran miedo, porque cuando el diablo se manifiesta así abiertamente no hay peligro; peligroso es cuando no se identifica.

Para ese tiempo el ministro aun no se quitaba para dejarme el lugar, antes noté que estaba altercando con el demonio. El ministro le decía: “Sal de ella, en el Nombre de Jesucristo”, y el diablo le dijo: “Jesucristo me saca, pero tú no puedes”. Luego el ministro le decía: “Te reprendo en el Nombre de Jesucristo”, a lo que el demonio le contestó: “Y a ti ¿quién te reprende?”.

Y así continuó aquel altercado ridículo entre el ministro y el diablo delante de mí y de las hermanas presentes. Entendí entonces que el ministro no me daba el lugar porque él quería tener el crédito de echar fuera el demonio.

 

EL DIABLO ME HABLA POR SEGUNDA VEZ 

 

Estando observando aquella situación absurda, la voz satánica volvió a hablarme diciendo: “Efraim Valverde, tú eres siervo de Dios, pero un día yo también adoré y serví al Dios que tú sirves y adoras”. Al oír esto, el Señor me mostró a mi enemigo como un tremendo gigante, pero caído y vencido, y viviendo en una desesperación horrible porque sabe muy bien a lo que está sentenciado.

Y el altercado entre el diablo y el ministro continuó. Ahora el ministro tratando de apaciguar al demonio le dijo: “Cállate diablo mentiroso”, y el diablo le contestó: “Tú no me callas, y además tú eres más mentiroso que yo, y andas hablando mal de tus hermanos a sus espaldas”. El ministro dijo: “Mientes, Satanás”, y el diablo le dijo: “No miento, ¿quieres que te nombre a los testigos?”.

Al decir el demonio esto, el ministro se asustó, porque él sabía que era cierto, y que yo era uno de los que también lo sabía. Entonces el ministro, sabiendo que todas las hermanas que estaban presentes no sabían inglés, le dijo al diablo: “Mira Satanás, el hno. Valverde sabe inglés, ¿por qué no le dices a él en inglés?”. Al oír aquello pensé: “¿Quién salió aquí más diablo, el ministro o Satanás?”.

Para ese tiempo ya enfadado de oír aquellas payasadas propuse irme, mas entonces oí por tercera vez al diablo decirme: “Efraim Valverde, yo los odio a todos por parejo, y no hago excepción de personas como ustedes”. Mas luego agregó algo que es la razón principal para escribir esto, pues me dijo: “Pero yo le tengo miedo a un hombre que tiene amor y hace justicia” (léase 1 Juan 3:10).

El Señor me mostró ahí que ha puesto a mi enemigo debajo de mis pies, y desde esa fecha he tenido más seguridad que puedo derrotarlo. Pero también entendí que no solamente a mí me tiene miedo, mas también a los ministros y a los fieles hijos de Dios quienes caminan haciendo justicia y amando a su hermano, y que en cada uno de ellos también reside potestad según su grado de llamamiento.

Para terminar este relato doy razón que después de esto último, el ministro no se movió y siguió todavía altercando con el diablo, diciéndole: “Te mando que salgas”, a lo que el demonio le contestó: “Ya te dije que tú no me sacas, pero a las 5:30 me voy a ir”. Al oír esto miré en mi reloj que eran las 5:10. Entonces me detuve y propuse quedarme para saber qué tan buen reloj traía Satanás.

Pasaron los minutos y el ministro seguía de terco diciéndole al diablo que saliera, a lo que el demonio le decía: “Ya te dije que a las 5:30 me voy”. Llegaron la 5:25, 26, 27, 28, 29 y 30, y a las puras 5:30 salió de la muchacha, la cual volvió en sí toda debilitada a grado de que la tuvieron que cargar casi en brazos para que pudiera estar por la noche en el culto que se llevó a cabo.

 

Pastor Efraim Valverde, Sr.

Más Artículos

La Gracia de Dios que Trae Salvación
La Gracia de Dios que Trae Salvación Dé CLIC en el siguiente botón para escuchar [audio src="http://www.evalverde.com/images/evalverde/audio/33-C_La_Gracia_de_Dios_que_Trae_Salvacin-P.mp... Artículos Video semanal: La Marca de la Bestia {source}