Reporte de actividad: Campamento Sugar Pine 2014

Reporte: Sugar Pine 2014

Estoy agradecido con el Señor por recibir la oportunidad de ser uno de los participantes del Campamento Sugar Pine 2014. Y estoy aún más agradecido de que mi esposa y mis dos hijos fueron también participantes del campamento juntamente conmigo. Había estado orando y preparando mi corazón para subir a la montaña. Estaba esperando con anticipación el poder pasar tiempo en la presencia del Señor, recibir Su Palabra y convivir con los santos. Todas mis expectaciones fueron superadas, al ser yo ministrado por el Señor en múltiples formas y maneras.

He participado en estos campamentos durante los últimos 30 años y he visto con mis propios ojos el cumplimiento de la Escritura que dice: “…buscad, y hallaréis…” (Mt. 7:7). Es evidente ver cada año a los que participan, que lo hacen por una razón primordial. Esa razón es la de buscar el rostro de Dios y oír Su voz por medio la ministración de Su Palabra. Al terminar el campamento, mientras bajábamos de la montaña, mi hijo me preguntó; “¿qué te dijo el Señor en este fin de semana?” No puedo decirlo todo, pero sí quiero compartir lo siguiente.

El viernes por la mañana el pastor Efraim III habló de nuestro “premio de la soberana vocación”, y cómo nuestra vida entera debe girar alrededor de esta santa, suprema y máxima vocación. ¡Es por Él y para Él que despertamos cada mañana! ¡Este es el propósito de nuestra vida diaria! Después de repasar Escrituras que hablan de esta verdad, el pastor Efraim III declaró también cuáles son las maniobras de nuestro enemigo. Las filosofías de esta presente civilización (la bestia), no sólo han cautivado las mentes de este mundo, sino también las de algunos hijos de Dios. Muchos despiertan cada mañana y sus primeros pensamientos son la escuela, los proyectos y el negocio. Este punto se enfatizó al explicar la manera en la que muchos definen el éxito: logros educacionales, logros de trabajo, posesiones materiales y riqueza.

Se reiteró una y otra vez que estas cosas no son malas, pero que no deben ser la prioridad de los hijos de Dios. El Señor dijo: “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si granjeare todo el mundo, y pierde su alma?” (Mr. 8:36). El apóstol Pablo dijo: “Y ciertamente, aun reputo (estimo) todas las cosas (como) pérdida por el eminente conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor” (Fil. 3:8). Un hombre recibe ganancia cuando su visión, propósito y entendimiento son entregados a Cristo el Señor. Vivimos para cumplir la “soberana vocación” de Dios y todo lo que tenemos o poseamos gira alrededor de este propósito.

El sábado por la mañana, el pastor Efraim III fue movido para proveer herramientas prácticas para poderlas aplicar en nuestro diario vivir. El tema de esa mañana fue: “Demos vida a nuestro diario vivir”. ¡Vive con visión y propósito cada día! ¡Llévate la vida al trabajo! ¡Llévate la vida a la escuela! ¡Incluye la vida en todos tus caminos! Para realizar y cumplir con esto, debemos ser mejores administradores de nuestro tiempo. Se nos exhortó a que tomáramos un inventario de nuestro tiempo. Se nos exhortó, incluso, a que tomáramos un inventario de nuestra vida misma. Para ayudarnos, se nos brindaron estas tres preguntas: 1) ¿Qué es lo que ya está en mi vida que no estoy aprovechando? 2) ¿Qué cosas son las que no están todavía en mi vida? 3) ¿Qué cosas son las que están obstruyendo nuestro crecimiento?

En esa misma mañana nos separaron para continuar dándonos la instrucción de la Palabra del Señor. El pastor Efraim III ministró a los hombres de todas las edades. Los temas que nos hablaron fueron: “Siendo un hombre de Dios” y “Entrenando a hombres de Dios”. La enseñanza fue basada en la cita de Tito capítulo 2. Nuestros matrimonios, familias, congregaciones y comunidades esperan, desean y necesitan hombres de Dios. Nuestros hijos necesitan liderazgo, dirección y entrenamiento sobre el camino de la hombría. Una de las últimas Escrituras fue: “…Mas hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” (Prv. 20:6). Al mismo tiempo, las mujeres de todas las edades estaban recibiendo enseñanzas similares sobre cómo ser “Mujeres de Dios”.

Hay aún mucho más que decir sobre el Campamento 2014: la convivencia, la adoración, los servicios por la noche, el mensaje del rabino Menajem el día viernes sobre “las trompetas”, pero en conclusión, yo bajé de la montaña siendo una persona mejor que como subí.

Su hermano en Cristo, Adán Pérez de Salinas CA.

Escribir comentario

Escribir comentario como visitante

0
1 Comentarios | Escribir Comentario
  • Estela Cervantes

    Dios le bendiga hno muchas gracias por compartir el msj, yo tambien pude asistir al campamento y me fue de grande bendiciòn. Primerament Dios y en este año pueda ir, Dios lo bendiga!!!

    Responder